Mamá Multitask

Todas queremos ser las madres perfectas antes de tener a nuestros retoños, pero te das cuenta hasta que los tienes que no hay nada más alejado de la realidad.
Al momento de tener a mi primer hijo me encontré en una gran encrucijada en la vida, tenía que tomar una de esas decisiones que te quitan hasta el sueño, ahora tenía que decidir entre seguir trabajando o quedarme con mi hijo en casa para dedicarme a ser mamá de tiempo completo.
Gracias a Dios tenía alguien de confianza que me lo cuidara, -mi madre-, qué haríamos sin nuestras benditas madres, sabía que ella con gusto me diría que sí a tal petición, de hecho desde antes ya me lo había comentado, para mi suerte fui y soy la primera hija que le da nietos, así que estaría gustosa de cuidar a su primer nietecito.
Entonces tome mi decisión y a los 42 días de nacido (que es cuando termino mi incapacidad) y de estar con mi hijo las 24 horas del día, decidí alejarme de él unas horas y regresar a trabajar. Al principio tuve una sensación extraña, como si me estuviera separando de una parte de mi.
Fue aqui donde mi vida empezó a tomar sentido y todo se empezó a tornar de colores, de muchos colores; había días en los que tenía que quedarme a trabajar hasta tarde o en los que tenía que viajar, y aunque al principio se me prestaba el horario para dar leche materna a mi bebe a lo largo del día, pronto se fue volviendo muy difícil y la producción de leche empezó a mermar, fue triste pero en ese momento me sentí aliviada que así fuera.
Mis tareas empezaron a aumentar entre la responsabilidad de mi trabajo, mi casa, mi esposo y lo más importante para mí en ese momento, mi labor de madre, siendo muy optimista, apenas y me quedaba tiempo para mi, las 24 horas del día no me alcanzaban, deje de salir con amigas, deje de salir los fines de semana con mi esposo, llegue a posponer viajes de trabajo, todo para poder estar con mi hijo, para poder ser una buena madre para él; y aunque suene a queja, no lo es, estaba acostumbrada a trabajar bajo presión y trataba de acomodar los tiempos para cumplir con todo, porque aunque no lo crean, no tengo superpoderes.
Estuve así durante un año, después mi esposo perdió su empleo y tuve que seguir trabajando durante un año más mientras él cuidaba al bebé, pero esa es otra historia, que luego les contaré.
En mi siguiente post les cuento que aprendí durante este tiempo y algunas recomendaciones para las mamás multitask.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑