La importancia de la relación entre hermanos

Tener un hermano es uno de los lazos más estrechos y duraderos que puede llegar a tener un ser humano; yo tengo 4 hermanos y los que tengan hermanos no me dejarán mentir, que tener un hermano es maravilloso y al mismo tiempo desesperante, pero sin lugar a dudas, son más los beneficios que las desventajas de tenerlos.

Al tener a dos hijos pequeños (varones), soy testigo de la sorprendente relación que se da entre ellos, en ocasiones hostil, y en otras cargada de ternura y amor, sobre todo cuando sin querer me dejan ver la importancia que tiene el uno para el otro.Por ejemplo, cuando toman su siesta en lugares diferentes de la casa, (uno en la sala y el otro en la recámara) al despertar siempre me preguntan,
-mami, ¿donde está mi hermano?
O por otro lado, el tener a dos hombrecitos es tener un torbellino en potencia que en cualquier momento puede arrasar con todo, sacando su energía contenida, como cuando los dos quieren el mismo juguete y habiendo muchos juguetes más pelean por el mismo, peor que si fuera una película de acción donde no hay mañana y se trata de matar o morir.

Es sorprendente verlos pasar del amor al odio, más cuando los reprendo por peleas y en medio del sermón se ríen y se van corriendo, como cómplices del mismo atraco.

Pero ¿Porque es importante la relación entre hermanos?

La relación con los hermanos es única, irrepetible y de gran importancia en el desarrollo social, cognitivo y emocional. Esta influye en lo que seremos de adultos y genera;

* Identidad, pertenencia a un grupo familiar: Nos recuerdan quienes somos , el grupo al que pertenecemos y que nos acoge y acepta como somos.
* Aprendizaje de conductas: Los hermanos se convierten en modelos de comportamiento (con ellos aprendemos juegos,  palabras, canciones…), nos premian con su atención o nos castigan con sus ironías e indiferencia.
* Socialización.  La relación entre hermanos, especialmente entre aquellos con edades y niveles evolutivos no muy dispares, facilita la adquisición y entrenamiento de habilidades sociales y de otras estrategias que pondremos en práctica en la relación con los demás (compartir, comunicarnos de manera efectiva, guardar secretos, cooperar, competir, frustrarnos…).
* Desarrollo emocional: Aprendemos a querer  y a rivalizar, sentimos celos y también apoyo emocional.

Hay que fomentar la buena relación entre hermanos, la cooperación y no la rivalidad, dedicar tiempo y momentos para cada uno por separado evitando tratos diferentes entre ellos, respetar la individualidad y las características de cada uno sin comparaciones innecesarias, tenemos que hacerles ver que pertenecen a la misma familia y generar un vínculo de apoyo e identidad. (Estracto Yolanda P. Luna)

Los hermanos se influyen entre si aunque no quieran, tanto en el desarrollo de la personalidad como en el papel que toman para encajar en la familia, está relación siempre está cargada de altibajos, conflictos, peleas, frustraciones, que por lo general se minimizan al pasar de los años, reforzándose el lazo fraternal y haciendo surgir la amistad, convirtiendo a los hermanos en compañeros de vida para siempre.

Es muy reconfortante saber que existe esa personita llamada herman@, que estará ahí incondicionalmente para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: